Hiperlocalización, una ventaja competitiva para los minoristas

La hiperlocalización, es decir, la selección de productos para un surtido con base en su relevancia local o a una preferencia de cliente establecida, se ha convertido en un factor clave para las empresas minoristas.

Los datos como base de la hiperlocalización

Los minoristas que quieren ganar en el actual entorno hipercompetitivo, deben centrarse en personalizar la experiencia del cliente. Hoy, gracias al uso de la tecnología, muchos detallistas ya tienen acceso a información relevante sobre sus clientes. Un ejemplo de ello es que pueden saber si los consumidores cuentan con una gran capacidad adquisitiva, son sensibles a las fluctuaciones de precios, tienen necesidades étnicas específicas, entre otros.

El uso de esta información permite conocer factores que influyen en las decisiones de compra y establecer características exactas de los clientes, las cuales ayudan a identificar los tipos de productos que se deben vender. Asimismo, ayudan a fortalecer la estrategia de hiperlocalización de modo que se pueda ofrecer una mejor experiencia a todos los clientes. Estas acciones no sólo aumentan la fidelidad de los consumidores, sino que, además, dan lugar a planes de categorías más exitosos que impulsan un crecimiento rentable de las ventas.

De acuerdo con un reporte de Cisco, los minoristas que utilizan esta información de valor sobre sus clientes,  pueden aumentar sus márgenes de ganancias hasta en un 15.6 por ciento.

El centro de todo es el cliente, como saber suplir sus necesidades.

Info tomada de Diario TI